Algo así como un sonido metalizado, una cara vuelta del revés, tu corazón volcado hacia el lado donde nadie te protege. Que si lo piensas, hace apenas dos columpios estábamos por aparecer como esculturas de Giacometti bajo una lluvia de dados, sometidos a la flexibilidad de las horas y los momentos opacos. Como todas aquellas radiografías de cabeza, o las faldas de lunares rosas, topábamos con calles dónde no conocíamos a nadie, con vasos que nos contaban cómo hacer la colada sobre un barco. Tener sueño y poder dormir(nos) juntos. Levantarme sabiendo que tengo camiseta de rayas prestada, pero limpia. Que mis zapatos te recuerden a los de aquella película francesa que aún no hemos alquilado.

Palo y tierra.

Banco y cojín.

Peonza y mano.

Gira.

Anuncios

Acerca de ehrre

- ¿las vivencias de su vida? - no, de subida - oh Ver todas las entradas de ehrre

One response to “

  • rayajo

    Sigo vivo, aunque medio enterrado.

    Cuando reuna tiempo y fuerzas me leeré todos tus posts pausadamente como es debido.

    Te has convertido en una fuente de inspiración para mí en cierto modo, ya te lo explicaré, ok?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: