De tan mala suerte que había tenido comenzó a apagarse cigarrillos en la lengua retorciéndolos, pequeños y blandos, hasta hacer de ellos un espasmo eléctrico en la rabadilla, un ardor cósmico como un mordisco en el pezón, peta-zetas desconsolados para adultos. 25 fotogramas por minuto y parece que siempre hubiese sido invierno, con sus copos de nieve, sus vientos y las continuas flores de plástico de cementerio con tarjetas de condolencia. Y no es que estuviese triste, eran esos ojos suyos, que siempre iban de por libre, y tan pronto se les antojaba hacerse grandes y blancos como dos lunas, dormir de un tirón, o almendrarse y replegarse hacia dentro cuando nunca llegaba mañana. Arquitectura antigua y decoración isabelina. Nadie se imaginaba que escondiese almas debajo de la cama, como el que colecciona postales antiguas, o que colocase lunas en sus ratos libres, porque todo el mundo pensaba en cristalería automovilística y se olvidaba de lo otro, de todo lo que tiene de poesía. Por eso cuando la encontraron mojada y débil tirada en una esquina cualquiera, con el estómago quebrado y desmenuzado como una esponja seca, nadie se podía imaginar que era ella, que había comenzado a jugar con su destino al tres en raya por calles que ni conocía minadas de culos de botellas rotos y caladas de labios de pecado. Sucias y oscuras, pero todas con un mismo final: tablas.

Anuncios

Acerca de ehrre

- ¿las vivencias de su vida? - no, de subida - oh Ver todas las entradas de ehrre

3 responses to “

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: