Escardar y deglutir ortigas | tras haber inhalado las cenizas que levantan las cavidades horadadas con barrena | como si después de mudar el cuerpo el alma quedara enganchada al picaporte | alborotando escolopendras | Y tú palidecer | y dejar hacer a una noche que se desploma por el agujero del patio | como un vecino suicida | mientras las manos se tiñen |  otra vez | del frío de guisantes congelados.

Anuncios

Acerca de ehrre

- ¿las vivencias de su vida? - no, de subida - oh Ver todas las entradas de ehrre

One response to “

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: